basta ya de interaccionismo simbólico

4goffman.jpg

Eso me dijo un señor doctor hoy con otras palabras sobre el currito de los reproductores sonoros portátiles. “Quizá en otro capítulo…” para que el análisis quede limpio, supongo yo. Prometo no usar el mismo recurso en un par de meses. Es que es tan fácil tirar de Wharol, y el señor Goffman se lo merecía, hehe. Ahora estoy liado (o mejor, tendría que estarlo) con imaginería e identidad, negociando la modernidad. Aunque también con memoria, patrimonio y regeneración urbana. Me están impresionando mucho las relaciones entre lo que podríamos llamar “cultura de estado” (en términos casi religiosos, sacralizados) y la burbuja inmobiliaria. De cómo las instituciones instrumentalizan la idea de cultura y la aprovechan para limpiar zonas de la ciudad hasta ahora plagadas de indeseables, para beneficio del sector terciario y que se llenen de turistas, esudiantes y demás morralla mercantilizable. En fin, cosas del presente.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: