Corasón de tisa

Ahora que el berberecho lo dice, me vienen a la memoria recuerdos de vidas pasadas (y no de rosca). Y uno se pregunta por qué es tan difícil comunicarse y que le comuniquen a uno. Sentado en el jardín botánico, contemplando las estátuas, pasando un calor de cojones mientras faltas a la escuela. Siiii, es cierto. Cuando me pongo melancólico me da por Radio Futura. No me gusta ver cómo la gente se separa. Aunque en estos tiempos modernos en los que la pareja tradicional ha perdido su sentido y sólo reside en los sentimientos, no es algo fuera de lo común. Hoy con uno, mañana con la otra, pasado con aquel… No es que me moleste, cada uno debería ser dueño de su propio destino, pero se me hace extraño. Nunca he encontrado divertido el juego del apareamiento. Entretenido, quizás. Placentero, sin dudarlo. Pero “divertido” no creo que se la palabra que más se le acerca.

Aunque las heridas recientes ya parecen cicatrizar, basta un leve impulso de la memoria, una de esas malas pasadas que te regresan al útero materno, para recaer en la constante enfermedad del recuerdo. Recopilando promesas que nunca acaban de cumplirse. No, no he vuelto a caer en ningún lugar, de hecho me encuentro estupendamente: tengo wen@s amig@s, la justa diversión, el exceso y la disciplina necesaria, incluso ahora me cambio de piso. Parece que por fin las cosas se estabilizan y se entiende que mejor dejallo que meneallo, a pesar de algunas inconsciencias reiteradas.

Amigo Berbe estou con voçe, pero piensa que, como dijo el Roto en alguno de esos chistes que son pura metafísica mundana: “El sobresalto contínuo da estabilidad al sistema.”

Anuncios
2 comentarios
  1. Munseta dijo:

    Después de todo, cuando un recuerdo se manosea y duele, quiere decir que no es un hecho del pasado. Quizá un presente algo remoto que taladrea la parte menos indicada de la cabeza y en el momento menos oportuno…
    En fin, qué complicado todo… y qué sencillo a la vez. ¿Será ésta la dicotomía que mueve el mundo? (Aish).
    Cambio de piso, rememoración de “tiempos ha”… ¿te encuentras bien Migueliño? jeje.
    Petonets i petonassos!

    PD. ÚLTIMA HORA: me dieron la plaza en Sevilla. Estaba acojonada de pensarlo, pero ahora lo estoy más: me dan el traslado tb en el trabajo. ¡Ya es una realidad! AHHHHH!

  2. berbe dijo:

    Joe, no veas. Te has puesto mas trascendental que yo!

A %d blogueros les gusta esto: