Detalles domésticos

coru.jpg

Creo que estas son las cosas que más echo de menos. El cerrojo de la puerta, la vista después del chai, el borde de la piscina (donde el sexo es como en gravedad cero), los botones del ascensor tantas veces maltratados, el fogar de Carnoedo, el marmol del portal, la rejilla del techo del ascensor, el suelo del portal por donde corrían los hamsters de mi primo. Por último, las 3 cuartas partes de mi vida almacenada en cajas y apiladas en la habitación abuhardillada donde solía dormir antaño. Claro que hay más, pero casi todos son órganos o instrumentos en el sentido más amplio 😛

Los amigos polaqos estrenan nuevo num de fanzine, weno ya hace un tiempo, pero hoy llega el eco hasta aquí.

Por otro lado, me sabe mal que me interrumpan las comidas, sobretodo cuando estoy con alguien tan pillabán con quien me lo estoy pasando teta. Ya se que las casualidades siguen ahí, por mucho que uno quiera arrinconarlas, pero esta fue mucha. Sigo pensando que hay ciertos tipos de bondad que dan asco, que no se merecen. Pero eso ya es harina de otro costal ;P

Anuncios
2 comentarios
  1. varval dijo:

    mm, maldita sea que me sienta aludido tantas veces. Se que tengo especial punteria para interrumpirte, pero el otro dia estabas tomando cafe con un
    amigo. No recuerdo si el de despu de comer o el de las 5.
    Bien por decir el pecado y no el pecador, pero dime que no era yo.
    maldita vanidad…
    :/
    p.d. quizas toque otro turno de prosa mas intelectual.
    chao chao!

  2. mglon dijo:

    no, no eras tú varval-friend. Amás tus interrupciones siempre han sido, en el fondo, graciosas. Esta no fue una interrupción stricto senso pero si interrumpió algo o quizá “derivó la atención.” 😛

A %d blogueros les gusta esto: