Una historia lisboeta

Tenía que caer por su propio peso. Años desde que oí hablar de Lisbon Story del amigo Wenders hasta que por fin ha caido en mis manos al igual que la situación idónea para verla. Esto último todavía está por ver, así como la película. Coincide todo esto con el proyecto de viaje a Lisboa, en breves. Mientras, el Diablo Tun Tun me provee de alimento y el curro sigue entrando. Flipo con las cosas demenciales que pone la gente en el google y salen aquí. Sobre todo buscan la foto aquella de los 4F desafiando las relaciones de parentesco. No llega a los niveles de Kote pero casi casi. Habrá que empezar a jugar con los tags, hehe. Mañana más.

Anuncios
1 comentario
  1. mglon dijo:

    Vista la peli, colmadas las espectativas en lo fílmico. Las otras que había eran … weno, depende del ángulo por el que se ataquen. A veces muy sencillas, otras veces tremendamente complicadas. Siguiendo con el rigor hermético de siempre, no contaré nada más que la conclusión. Me alegra tomarme la vida desde el lado terapéutico. Nunca creí que enfrentarse a los miedos propios fuese como un chute de seguridad :))) Contentus sum

A %d blogueros les gusta esto: