Terapia cultural

regocijaos.jpg

Le decía por sms a flor ayer que apreta (o aprieta, nu se) el sol y que únicamente encuentro consuelo en la cultura. Y eso que no me da mucho de comer, quizá pa pipas (facundo, of course). Flor perdió el control y no se fue Manchester, no, se fue a rodar un documental sobre el sida en Senegal. Y allí está, como un negro en el polo norte. Un saludo muy fueeerte desde el Mediterráneo. Para ilustrar todo esto le he robado su último dibujito al amigo Alberto Vázquez, obrero especializado donde los haya. Gran autor y ex-fumador (si todavía sigue) compulsivo. Todos somos fans de Joy Division. Para mi eran una deuda pendiente de hace tiempo que empiezo a aprovechar. He he, me gusta la perspectiva que en sus años le dio a este tema el amigo Sergio, aka Cascuda, aka Faderkarras. Uno tuvo, tiene y tendrá sus complejos. Uno de ellos era el no conocer determinadas cosas que pueden ser centrales a la hermenéutica del ethos cultural (como bien apuntaba el negre ayer en la reunión). Andaba siempre con miedo a que la gente se enterase de las enormes lagunas que tenía. Recuerdo el momento en el que dejé de pensar así, y fue gracias al amigo Sergio. La cara que puso cuando se enteró de que nunca había escuchado el clásico velvetiano Sister Ray fue un poema. Hundíame yo en mi propia verguenza hasta que dijo “Qué suerte tienes de no haberla oído.” Mi pasmo fue supino y desde entonces disfruto no conociendo, esperando a que las cosas lleguen a mi por voluntad propia, regocijándome en mi propia incultura. Todo un logro, más que recomendable.De seguido una instantánea de Flor, que mezcla (no se si lo he dicho antes) a Deanna Troy con Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes. Hehe. Disculpas a ambos por ripear imágenes sin permiso.

1159465255_f.jpg

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: