A vueltas con lo mismo

chup.jpg

Me sigue sorprendiendo la capacidad que ciertos discursos fundamentalistas tienen para extenderse entre la gente bienpensante. Claro, que lo de bienpensante es un a priori que no siempre se cumple. Cuando creía dirimidos gran parte de mis desencuentros con cierta causa feminista (creencias tiene muchas uno) y volviendo de un ansioso vermú, me encuentro a una respetable lectora ocasional de este blog. En cierto momento de la conversación me encuentro siendo calificado como “potencialmente recuperable.” No sé bien por qué, pero uno es lento a veces, sobre todo con las cosas que vienen disfrazadas de conversación intranscendente. ¿”Potencialmente recuperable”? Que venga el amigo Orwell y lo vea. Hablando de uno como si fuese un barrio conflictivo, una zona en la que hay que restaurar el orden, un orden, pero ¿qué orden? Más allá del cierto gusto ególatra que supone que lo llamen sensible a ciertas actitudes, más allá de chistes (uno ha crecido en un ambiente altamente escatológico, adorando alusiones a las tipologías de pedos, cacas y demás cuestiones de género), más allá de cursos de defensa personal para defenderse de hombres (¿acaso no hay mujeres violentas?) queda el pensar sobre qué es lo que queremos y hacia dónde queremos dirigirnos. “Potencialmente recuperable” significa para mi partir de la base de que el otro está equivocado, que uno se halla en cierta verdad que hay que difundir, de ahí que haya otros que pueden ser recuperados (o contagiados, que también se podría decir) y otros que ya son casos perdidos. Pues bien, y sin entrar en personalizaciones ¿qué clase de concepción de la vida y de la dignidad subyace a todo esto? ¿Entre qué clase de estereotipos nos movemos? ¿quién dirige el cotarro? Sensación de imposición y ostentación. Por favor, déjenme en paz con toda esta ética de mierda. Yo soy yo y no alguien objeto de deconstrucción y reconstrucción para que funcione mejor o peor, al gusto de la consumidora. Es que ya es de risa. Un poco de cabeciña por favor, que ya no tenemos edad para obviar el aparato crítico.

Para que no quede la cosa así de cruda, y para aprovechar un poco el post que tenía preparado, ahí va una cita de Los combates cotidianos del amigo Manu Larcenet. “Está bien tener una ética…, pero es algo parecido a tener una lógica: es demasiado simple como para dejarla intervenir en las relaciones humanas” (tomo I, página 26).
Sin embargo, lo que más me jode es que mucha gente que sostiene estos discursos son después los primeros en dejarse embelesar por aquellos a los que oponen su identidad. Será la famosa ley de Proust? Será que luchamos contra lo que somos y no queremos ser? Ya me la suda. De premio una foto cachonda que me encontré en el super el otro día. Publicidad gratuíta.

Anuncios
2 comentarios
  1. Viktor Von Doom a.k.a. Dr.Doom dijo:

    Mi muy apreciado amigo:

    Creo recrodar que mañana estará usted en Latveria. Dada la amistad que nos une creo posible hacerle un hueco en mi agenda de gobienro y banquetear juntos. Esta noche recibirá la llamada de uno de mis edecanes para concretar.

    Sin entrar en el hecho concreto que comenta en su post pero desde mi condición de traidor al progresismo y firme partidario del antiguo régimen y sus privilegios elitistas creo que conviene citar a Marx y una de sus citas inmortales: “Jamas aceptaría pertenecer a un club que admitiera
    como miembro a alguien como yo.”

    Suyo affmo
    Viktor I, rey y dictador-demócrata de Latveria

    PD Por si las dudas, el Marx de la cita es el de las películas, no el otro

    PD II: Últimamente le veo anímicamente muy noardiano y sufridor. Alegre esa cara:su odiado Bryan Ferry ha confesado simpatías estéticas con el nazismo y le han quitado de modelo en una campaña publicitaria de Marks & Spencer. Y eso que otra cosa no, pero percha tiene.

  2. mglon dijo:

    No me lo esperaba lo de Mr. Ferry, aunque hay que reconocer que los uniformes tienen su morbo.
    Lo que me extraña es que la lectora a la que aludo no se digne a clarificar el entuerto, no tan siquiera en persona 😦
    Noardiano? No nos pasemos que para sufridores ya estaban los del 1, 2, 3. Simplemente un pelín perdidou en esta vida que da mil vueltasss. Pero nada más allá, como todo el mundo

A %d blogueros les gusta esto: