Andar de parranda e durmir de pe

Cita tras cita hasta la victoria final. Esta es de Os Diplomáticos de Monte Alto (que vivieron mejores tiempos que los de ahora) en un tema titulado “Vivir na Coruña que bonito é.” Nada más lejos de la realidad. Recién llegado y menos mal que el recuncho familiar deja respirar. Mejor no hablar de las 16 horas de estrella-transiberiano, que no fueron ni cortas ni largas, sólo fueron y yastá. Fue llegar y esa noche (oséase, ayer) ya me liaron. Habí una “fiesta” en la Fundación Luis Seoane de rollito “electro,” o eso me vendieron. Al final se convirtió en una pesadilla musical entre house, techno, trance y las típicas historias musicales coruñentas filo-pijas. Afortunadamente vi a todo el mundo: Alberto y Lola (la pareja de moda), el ilustre Javi Varval, Duarte (aka DJ Sith), parte de la familia Cuba (y anexos amistosos), Sergio (aka Padre Karras, aka “A Cascuda”), Tomé (aka Papi-papito), Dani y los Pilochos, así como a caras conocidas, casi olvidadas y un sinfín de xentallas intergeneracionales de mal vivir. La sensación fue la de siempre pero mucho más acelerada de lo normal: Coruña me amuerma, física y espiritualmente. Lo que viene de perlas para el recogimiento académico es un horreur para la socialización. El acento de las pijas coruñesas (que haberlas hailas, y a borbotones caminando por el Orzán), los clásicos repasos en la interación simbólica de las señoras, engalanadas de pieles y joyas hasta el cuello, la brisilla que se agradece a media tarde pero que de noche se mete debajo de cualquier clase de forro polar (ártico o antártico) y un sinfín de menudeces que me llevan a redescubrir por qué me largué de esta ciudad y por qué se me haría difícil volver a instalarme aquí. Pero también hay cosas entrañables: los míticos tequeños, el chai hindú de La Tetería, los paseos por el Dique de Abrigo, el Castillo de San Antón, el Obelisco, el tapeo generalizado, el firme de la Calle Real… Como decía el amigo Serrat: “son aquellas pequeñas cosaaaaaaaas.” 😛

Anuncios
4 comentarios
  1. jonebra dijo:

    …Es que “La coru” es “la coru”…a mí también me gustan los tequeños…pero la ciudad en sí me aburre un poco…y eso que tiene mar…no sé, a mi no me convence!!!un biquiño;)

  2. mglon dijo:

    será la gente en general, que es más chunga que no se qué. La sombra de Pacochet es alargada XD

  3. liquorpuris dijo:

    oooooh, pues que bien!! después de leer esta entrada me acojona un poco verte esta noche….y sobre todo porque en la fiesta pincho yo, que los polacos no se atreven…pero no te preocupes que yo soy muy cool pinchando pa ganarme las habas
    XDDDDDDDDDDDDD

  4. abel dijo:

    ry

A %d blogueros les gusta esto: