Graffittis sonoros

Curioso ejemplo de marcas sonoras. Apunta un comentarista que si se pone de moda podría ser el caos urbano. Podría ser que ocurriese en un primer momento, pero seguro que más adelante la gente dejaría de decir sus nombres y colocaría sus soniditos por ahí adelante. Basta con ver las múltiples reacciones de la gente como para imaginarse a alguno pegando un bote por la impresión de -por ejemplo- el ruido de un demonio de Tasmania en pelno corazón de Manhattan. El autor es eltono, sisi, ese que pinta con cinta adhesiva. Vía un libro del CRESSON que mestoy leyendo. Por la misma vía ARCHIMÉDA, algo como una asociación de apreciación del sonido urbano

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: