Caraperro

Da un pelín de repelús y no se sabe si es fake o historia. Parece que allá por los 40 del siglo pasado unos científicos rusos se dedicaron a experimentar con biotecnología primitiva. Cortáronle la cabeza a un perro y conectáronlo a una serie de aparatos robóticos. El resultado es el vídeo. No lo he mirado en profundidad ni contrastado, pero el documento, por muy fake que pueda ser, pone los pelos de punta. Encontrado vía Gizmodo.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: