Barcelona, Asia y Saramago

Por orden de aparición seguimos con las ciudades que no son precisamente invisibles in my life. Ahora le toca el turno a Barcelona, proyecto de metrópolis cuyo suelo fue el primero que pisé (y no estaba recalificado todavía) y cuyas guarderías las primeras que me acogieron hasta la tierna edad de 3 años. Y desde aquella ha llovido unas cuantas veces (aunque por las infraestructuras de recogida de aguas pluviales parece que nunca lo haya hecho). Tantas cosas han ocurrido que Barcelona ya no es Barcelona sino un simil de lo que fue. Otrora estandarte del contestatarismo anti-totalitarista, cuna de tantos y tantos elementos poco deseables para el régimen, léase no sólo activistas políticos sino también de personalidades artísticas y científicos de renombre internacional. Ahora Barcelona se ha “posat guapa” para los que vienen de fuera y ha dejado de afeitarse, lavarse y alimentar a los que de ella salimos, de ellas nos alimentamos y en ella vivimos (o vivíamos). Es una lástima lo del alcalde “pelo-polla” (sic.) y la tienda más grande del mundo. Aquí un pequeño adelanto. Con todas estas movidas, historias y medidas están consiguiendo dibujar un panorama urbano que se acerca más a la puta del chino venida a más que a modelos de otras ciudades, si cabe, más sostenibles. Justo en los días en que empieza La Merçé, en la que hemos participado en mayor o menor forma. Coincide tb con la inauguración del blog de José Saramago (y no Sara Mago, esa gran pintora, Espe dixit). Aparentemente inconexas todas estas informaciones, unidas por arte de correo electrónico y lecturas digitales. La reflexión del día es la siguiente: Por muchas cosas que le hagan pienso que seguiré acostándome con ella. Por muy wapa o fea que la pinten, por muchas desgacias que me traiga, por muchos desamores, por muchas veces que me exilie, aunque tenga que entrar en prácticas necrofílicas, sigo enamorado de esta ciudad. Porque en cada esquina tengo una historia que contar, en cada rincón se abre una puerta dimensional que me lleva a otras épocas, no todas felices o aventuradas pero todas parte de mi historia personal. Y a eso nadie me hará renunciar. N-joy. El graff-stencil es de Dr. Hofmann.

Anuncios
2 comentarios
  1. lunartica dijo:

    Me gusta cómo has convertido a Barna en un ser con personalidad propia, venido a menos… buena atmósfera.

  2. Viktor Von Doom a.k.a Dr. Doom dijo:

    Apreciado amigo:

    Ya sabe usted que valoro la precisión del dato más allá de filias y fobias ideológicas. Debo decirle que, pese a la popularidad del infundio, Espe nunca dijo “Sara Mago , esa gran pintora”. Esa frase fue una atribución jocosa del periodista Javier Rioyo que hizo fortuna como propaganda anti- PP.Lo cuenta con detalle Màrius Serra en La Vanguardia
    (14/12/2004) en un artículo titulado precisamente “La Leyenda de Sara Mago “. Se lo mando en un mail aparte.

    Suyo affmo.

    V.

A %d blogueros les gusta esto: