Más crisis

No suele ser santo de mi devoción, pero Erlich se ha lucido esta vez. Vía El País.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: