¿A dónde vamos?

olimpiadas-grecia

En las noticias no dejan de bombardear con las candidaturas de los juegos olímpicos. Otra excusa más para justificar la reordenación urbanística de las ciudades del “primer” mundo. Ayer en el programa del Wyoming (gran programa, gran Wyoming) entrevistaban a pie de calle a viejos madrileños preguntándoles si habían pasado hambre y cómo era eso. Perplejo me quedé con las respuestas. Y mientras tanto, la Conselleria de interior de la Generalitat (que, recordemos, dirige el ilustre Joan Saura, presunto representante de la “izquierda verde” catalana) junto con el servicio de prevención de incendios y demás riesgos arriesgados ha decidido que de aquí en adelante si los bomberos o equipos de rescate tiene que llevar a cabo rescates rescatosos motivados por alguna negligencia habrá que pagar. La pregunta es ¿no se financian ya estos servicios con los impuestos? ¿Cómo es posible que una hora de helicóptero cueste más de 2 mil euros? ¿en qué mundo vivimos? La ofensa está servida. Ya me veo colgando de un precipicio (por el motivo que sea) y el equipo de rescate que llega (si llega) y lo primero que hace es alcanzarme un lector electrónico de tarjetas por si las moscas, no sea que me merezca estar donde estoy. ¡¡Es la leche!! Por un lado te cobran impuestos y encima te quieren cobrar por la intencionalidad. Es de juzgado de guardia. Y ¿qué pasa si eres pobre y descuidado? ¿Y si no puedes pagar por el rescate? ¿Te dejarán morir? Cada día me siento menos vinculado con esta gente. Maldita sea. La foto es de aquí.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: