El ataque de los galets del espacio exterior.

la foto (4)galet

Cuando en el año 1432 a la señora Monteagut, ama de casa por gusto, se le ocurrió cortar los exóticos macarrones traídos de las colonias italianas, poco podía sospechar lo que su descubrimiento supondría para la humanidad. Más de tres siglos después el Profesor Pons i Piquer, Doctor en charlatanería minero-espacial, descubrió accidentalmente lo que parecía ser un galet en la superficie de un asteroide proveniente del espacio profundo. Pero no era un galet sino una especie alienígena que llevaba años estudiando la forma de colonizar el planeta Tierra y esclavizar a sus especies animales. Por desgracia, poco tiempo tuvo el Profesor para pensar nada más allá de este curioso parecido y fue el primero en sucumbir a las dotes mnemosensoriales y parafarmacéuticas de estos misteriosos seres. Desde entonces el contagio y la colonización han ido en aumento. Actualmente, según la información de los últimos análisis del Grupo de Trabajo para Emergencias Contagiosas y Movidas Varias (GTECMV), aproximadamente un 80% por ciento de la humanidad convive con al menos uno de estos parásitos interestelares alojados en la zona septentrional de su hipotálamo. Su modus operandi es sencillo a la par que elaborado. Se introducen en el organismo por vía oral y, una vez en el sistema digestivo, aprovecha las corrientes sanguíneas que ascienden al cerebro para situarse. Tras el viaje despliegan sus ventosas dentadas y se adhieren al hipotálamo violentando a las neuronas que tiene allí su chill-out, adormeciéndolas, narcotizándolas y convirtiendo al anfitrión en una suerte de zombi descerebrado que sólo se mueve por amor a la pasta.

La próxima vez que te encuentres delante de un plato de galets recuerda las últimas palabras del Profesor Pons i Piquer: “pero si parece que estén sonriendo” (seguido de un agudo “¡¡¡Aaaaaaargh!!!”).

Por un mundo consciente y libre de galets.

(Texto: MC, Imagen: 1-MC, 2-KB)

by-nc-sa.eu_petit

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: