Aninversario

archivo-5-3-17-21-49-03

“esto era un coño ciertamente desnutrido con el que me encontré, pero yo lo disfracé de corazón y, aunque mi clari-vivencia fue diferente, acabó resultando en otro producto errórtico-emocional de enésima que no hizo sino enbrutecer mi savia a base del empacho-error. Nunca supe lo que se le pasaba por el clítoris, porque enmudecía con frecuencias. Sólo en a-was-arriba se soltaba el greñal y entraba sin salir del trapo. Le di de comer lentejas con chistorra y a cambio me dio muchas cosas pero al final guardaba un veneno escanciado durante eones y resultó mucho más nocillo de lo que cabría esperar. Mejor dejar, por tanto, a los seres silvestres a su bola. Y quiero pensar que algo bueno salió de aquella experiencia. Pero no lo encuentro de la piel para afuera.”

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: