archivo

dibujete

click3

“Tuvo la Señora Soilence una amiga muy mona a la que quería mucho. Con ella redescubró el te y el placer de compartir cosas con la gente, que lo tenía de aquella muy perdido y abandonado. Se reencontró con la alegría de despertarse por las mañanas con ganas de hacer y agradar, de hacerle la vida más sencilla a la gente. Era su creencia que a través de esa amistad redescubrió el mundo y se congratuló con la ciudad en la que vivía. Era ella, su monamistad, sin embargo, un poco opaca. El tiempo y la vida la habían maltratado mucho y ella seguía haciéndoselo a sí misma constantemente, recordando en qué había fallado y cómo la habían puteado. Se torturaba mucho por cuestiones similares y se olvidaba del mundo de posibilidades y experiencias que tenía frente a ella. No es que fuese muda, pero no sabía hablar demasiado bien. Escribía, eso si, como dios. De hecho era eso lo que más le gustaba de ella a la Señora Soilence: su valiente verdad poética. Pasaron muy buenos momentos pero, con el tiempo, esa falta de lengua pudo con ellas. A ella le dolía algo y la Señora Soilence no sabía el qué. Intentó por todos sus medios darle a aquello una solución pero ni siquiera escribiendo fue capaz de entender o solucionar algo. Un buen día, después de la segunda visita al dentista, decidieron poner fin a su amista por escrito y a distancia. Fue muy triste, la verdad, y muy cobarde por parte de las dos. La Señora Soilence nunca había puesto fin a nada de esa manera, sin catarsis compartida. Tuvo que montársela por su cuenta de modo que el proceso fue diluyéndose hasta que reapareció de golpe y se dio un susto del copón. Tardó un tiempo en recomponerse, y vaya si le costó. Hasta escribió cosas en su piel para no olvidarse de hacer las cosas bien. De la monamistad nunca más se supo. Dicen que se marchó en busca de luz, como las aves migratorias, saltando de un lugar a otro, pero no hay evidencias que indiquen eso o lo contrario. La Señora Soilence se recompuso como pudo de aquel bache y retomó con fuerza aquello que la hacía sentirse viva. Nunca más volvieron a verse.”

El dibujo es de Coco.

archivo-5-3-17-21-49-03

“esto era un coño ciertamente desnutrido con el que me encontré, pero yo lo disfracé de corazón y, aunque mi clari-vivencia fue diferente, acabó resultando en otro producto errórtico-emocional de enésima que no hizo sino enbrutecer mi savia a base del empacho-error. Nunca supe lo que se le pasaba por el clítoris, porque enmudecía con frecuencias. Sólo en a-was-arriba se soltaba el greñal y entraba sin salir del trapo. Le di de comer lentejas con chistorra y a cambio me dio muchas cosas pero al final guardaba un veneno escanciado durante eones y resultó mucho más nocillo de lo que cabría esperar. Mejor dejar, por tanto, a los seres silvestres a su bola. Y quiero pensar que algo bueno salió de aquella experiencia. Pero no lo encuentro de la piel para afuera.”

IMG_1890

“El clarinete paradójico dubaulí es un instrumento inusual. Capaz de articular las más bellas y extrañas armonías a la par que de causar las más profundas heridas en corazones de hierro. Muchos intentaron parchearlo a fin de evadir las responsabilidades de su doma. Sin embargo, alcanzar el templado de semejante ente hasta el momento siempre ha forzado la desconexión de cualquier lazo con cualquier realidad para sumergirse en el proceso, al margen de todo vínculo. Su historia no es pintoresca en demasía, fruto de las largas horas de inactividad de un funcionario dubailí (que prefirió conservar el anonimato). Su praxis combina la técnica estocástica con la tradición matemático-administrativa de los Dubau. Su sonido es tabú tanto en la capital como en las colonias y acarrea penas de hasta diez años de trabajos forzados en las Minas del Interior.

Personalmente encuentro agradable su rumor, a pesar del riesgo que entraña. Una vez conocí a un multi-instrumentista poliuro que afirmaba que era capaz de tocar dos al mismo tiempo. No volví a tener noticias suyas hasta que un reportero de La Gaceta Galáctica me contó de su trágico final en un puesto fronterizo de Rayán, en un gamelión allá por los trescientos del ochenta y cinco.”

Extracto del diario de campo del Dr. F. Fornitz

IMG_1820

#2 Conurbación Planetaria del Contrabajo

“La alianza entre los sistemas planetarios vecinos de Doppler y Tune (321 PRB/87.12 ∑∫) se materializó en la construcción de la vía de tránsito de pasajeros y transporte de mercancías. Vía interna que, décadas más tarde, justo antes de las elecciones al trípode gestor local, fue abierta e incorporada a la comunicación con al resto del sector. El proceso duró aproximadamente unos 70 ciclos triterranos. La mano de obra fue proporcionada por el Consorcio Talasiano y consiguió reunir a más de cincuenta mil cabezas, en su mayoría esclavos procedentes de los sistemas Vega y Muro junto con unas decenas de mercenarios Atavalianos, que asumieron las funciones de capataces.

Su morfología consta tanto de una vía interna como de dos salidas hacia el exterior, una por sistema planetario. Los circuitos de seguridad de cada uno de los sistemas son diferentes, pues fueron diseñados e implementados bajo los criterios de cada uno de los distritos planetarios. De esta manera, la salida del sistema Doppler (el más pequeño en el gráfico) se direccionó hacia el agujero de gusano más cercano, conocido como h0.rt03, mientras que la del sistema Tune se hizo mirando a b1.p0N3. Dadas las dinámicas diferenciales de tránsito fue necesario dotar a la salida de h0.rt03 con cuatro torretas de vigilancia y a la de b1.p0N3 solamente con dos (conviene recordar que en esa época las razzias de híbridos eran comunes en el Sistema Jardín, al otro lado de h0.rt03, razón por la que fueron necesarias tantas medidas de seguridad).

A pesar del escaso atractivo que ofrece en la actualidad en términos de velocidad y versatilidad (no en vano recibe el sobrenombre extraoficial del “Eón Acústico”) es una infraestructura de la que dependen la economía y la eugenesia de millones de confederados. Su mayor logro en términos de seguridad fue la puesta en práctica de las teorías del Docrot Fornitz a tenor de las cuales se procedió a sintonizar la meta-acústica atmosférica y peri-atmosférica de ambos sistemas a fin de equilibrar sus campos vibratorios. Una vez equilibrados se afinaron con unas descargas constantes de energía cilcotímica que todavía a día de hoy son capaces de reconocer y trazar el origen vibracional de cada usuario/bien y cotejarlo con las bases de datos correspondientes, de modo que todo lo que circula en las inmediaciones de la vía está perfectamente controlado.Todavía nadie ha sido capaz de subvertir el orden impuesto por estabilizadores y bobinas eléctricas. Como valor añadido, al circular por el “Eón Acústico” se hace accesible la historia vibracional de todo usuario/bien, ofrecido en todos los formatos conocidos por una prestigiosa fábrica de bebidas de distorsión mental.

Esta vía supuso la dinamización del comercio en el sector así como su apertura definitiva a las emigraciones transestelares que facilitaron la colonización y/o repoblación de sistemas como Vega, Alfalfa o el malogrado Maluenz después de las Guerras Generocidas. Sus protocolos de seguridad (ver párrafo anterior) iniciaron un paradigma que todavía resulta fiable, a pesar de estar en proceso de obsolescencia.”

Extraído de “Thesaura Caelestium”

IMG_1822

#1 Tri-Terra

“La invasión exterior desencadenó una cruenta guerra civil que acabó con bombardeos generalizados. La Tierra no resistió la línea explosiva ecuatorial y se rompió a la mitad. Ambos hemisferios se separaron y pasaron a ser dos cuerpos celestes diferentes. La solución, sin embargo, llegó más pronto de lo esperado. Ante semejante catástrofe los bandos enfrentados se aliaron para buscar una solución que garantizase su supervivencia. Asesorados por los cuerpos científicos de las Brigadas Interespaciales idearon lo que más adelante sería conocido como El Anillo: una estructura que mantendría unidos a los dos hemisferios junto a la Luna basada en los principios de la tensegridad. Fue ésta una solución que se popularizó en las décadas posteriores, llegando a convertirse en un estándar a aplicar en casos similares.

La planificación inicial estableció que en el hemisferio sur se concentraría la extracción de recursos, en el norte la vivienda mientras que el satélite lunar se reservaría para el almacenamiento tanto de recursos como de prisioneros de guerra y delincuentes comunes una vez inaugurado el nuevo orden tri-terrano.”

Extraído de “Thesaura Caelestium”

by-nc-sa.eu_petit

——-

#1 Tri-Terra

“The invasion unleashed a civil war that ended up with generalized bombings. The Earth didn’t resist the equatorial lined-up explosions and broke apart. Both hemispheres became different heavenly bodies. Against all odds, the solution came sooner than expected. Facing such a catastrophe, the warring factions joined forces to find a solution that would ensure its survival. Advised by the Interspatial Brigades’ scientific corps, they devised what hereinafter would be known as The Ring: a tensegrity based structure that would keep both hemispheres and the Moon attached. It came to be a popular structure in later decades, becoming a standard for similar cases.

The initial planning established that the southern hemisphere would concentrate resource extraction, the northern one would do so with housing, while the lunar satellite would be reserved for general storage as for war and regular criminal imprisonment.”

From “Thesaura Caelestium”

by-nc-sa.eu_petit