archivo

Archivo de la etiqueta: comics

El cartel de David Rubín de este año. Hacúia bastante tiempo que no me pasaba por el Saló. En esta ocasión no estuve mucho tiempo,  el justo para echar un ojete a ver como estaba el asunto. Buenas migas con los coleguitos de toda la vida, encuentros sorpresivos (Bernoooowski, que siempre aparece al lado de la cerveeeza, hehehe), nuevas adquisiciones, cerveza y licor-café, todo ello en un ambiente de lo más agradable. El Saló sigue siendo una gran tienda, pero, serán los años, se me hace entrañable verme rodeado de frikis y observar como las generaciones de fans se suceden una detrás de la otra. Los disfraces, los autores, los cabrones que especulan con obras maestras, las diversas tipologías frikescas: como en casa, vamos. Es curioso tener la sensación de estar en familia cuando no conoces más que a 4 o 5. Curioso, si. Hasta el año que viene.

23-Martin_Romero

MArtín dibuja, vende (por un precio accesible!) y hasta hace webs, pero lo suyo es la ilustración. Entre Gorey y Sempé, recuerda al surrealismo desangelado de DeChirico, pasado por el túrmix de una sólida inmersión en el arte secuencial. No dejen pasar la ocasión de tener un Romero riginal en las paredes de sus habitá-culos.

Muchas son las obras de este gran-gran-gran entre los grandes del cómic. Parecía desaparecido después de su esplendor en los 70-80’s, pero volvió, y manteniendo su criterio (todavía recuerdo el impacto de su Constantine). Corben es de esos clásicos de estilo inconfundible, que los que empezamos a leer tebeos en los 80 oíamos a los mayores entre otros como Frank Frazzeta, Berni Wrightson, Barry Windsor Smith o P. Craig Russell. Todos ellos asociados a historias de ciencia ficción, terror, “capa y espada” o “espada y brujería.” Todos ellos de estilo difícil y que, por lo mnos en mi caso, no he sido capaz de apreciar hasta pasados los años. Pero Corben es, por oposición al resto de nombres (y más que faltan), un caso especial. Su “capa y espada” es particular y está muy influenciada por una forma de hacer ciencia-ficción así como por el rollito Creepy lovecraftiano. Inventa mundos, reinevnta tradiciones y aporta su particular sensibilidad al género. Todo esto viene a cuento de un post que me encontré el otro día aquí sobre el maestro Corben y los senos femeninos. Disfruten de éĺ y de su circunstancia.